Bienvenidos a Comida Codac
Clara De Nadal Trias - Marzo, 09, 2021

Señores y señoras, por fin un restaurante con una propuesta verdaderamente diferente e interesante en la Ciudad Condal, Comida Codac.

Su creador Miquel Coulibaly, al que conocí durante el primer festival gastronómico All Those Food Market que se celebró en Barcelona, ha ido evolucionando su propuesta desde maestro chocolatero, a cafetero y pastelero que dio como resultado Cafetería Industrial; hasta hoy, con su nuevo proyecto culinario y de restauración, Comida Codac.

Si eres un amante de la gastronomía japonesa y de autor y te apasionan las experiencias nuevas... This is your place! Situado en el barrio del Poble Nou en el carrer Pallars número 154, concretamente en el mismo local donde antes estaba Cafetería Industrial, te esperan dos menús entre semana que cambian constantemente de 15 y 25 euros respectivamente y un menú degustación los fines de semana, que también va evolucionando y que propone platos tan especiales como: el crocant de matcha y edamame, el mochi salado de pulpo con rábano y pimienta de Sichuan, el bizcocho de hierbas, o el cremoso de setas con piñones tostados entre muchos otros.

 

La primera vez que fui era entre semana y tanto yo como mi acompañante nos decantamos por el menú completo de 25 euros. De entre las varias opciones a escoger como entrante, ambos nos decidimos por el oniguiri de atún y gambas con especies y arroz con olivas negras, que le otorgaba un color ligeramente negro. Francamente delicioso.

 

De segundo y de entre los tres platos fuertes disponibles ese día, yo escogí el mochi salado con salsa mármol y sésamo y mi invitado se deleitó con el arroz lila, a ratos gomoso y a ratos crujiente con curry de verduras. También un escándalo.

 

De postre yo no tuve duda en escoger el pastel de zanahoria relleno de crema de lichee y helado de especies por encima, hasta que vi llegar las dos texturas de chocolate que pidió mi compañero. Ambos dulces estaban impresionantes y perfectamente ejecutados, aunque de los dos, el mío fue nuestro preferido.

 

Para beber yo preferí la limonada casera de fruta de la pasión recién hecha y mi Partner in crime no dudó en pedirse la cerveza típica nipona, Asahi.

Al terminar, ambos felices y con la barriga llena, dedicamos un rato a disfrutar más atentamente de la decoración del local: aire industrial, suelo y paredes hasta la mitad pintadas de amarillo y blanco y mesas y sillas muy sencillas para que, y como siempre debería ocurrir, lo que destaque sea la comida. 

 

Por supuesto, antes de irnos nos acercamos a saludar y felicitar a Miquel, quién nos explicó que a parte del menú semanal, su intención es apostar por el menú degustación de los fines de semana, que próximamente traerá novedades; y también nos enseñó la parte de tienda –situada en el local justo de al lado del restaurante–, donde uno a uno nos mostró y explicó los riquísimos productos que también tiene a la venta como: café de producción y tueste propio, galletas dulces y saladas, sopa de miso, cremas y básicamente casi todas las especialidades que sirve en su restaurante. Eso sí, todos ellos con un packaging súper cuidado y único que, como ocurre con todo en Comida Codac, también crean ellos mismos.

En conjunto, un viaje a Japón de autor y un verdadero placer para los sentidos. Sin duda, volveremos. Instagram

Por Clara De Nadal Trias 

Cool Hunting Lab

Ver otros artículos
COMPROMETIDOS CON HACERTE SENTIR
COMO EN CASA.

Obtén novedades sobre tu futura experiencia en Barcelona. Entérate de las últimas noticias y sé el primero en conocer nuestras exclusivas ofertas.